Floristería en Añover de Tajo (Toledo) - Calle Fernando VI, 17 flores.patry@gmail.com Información y pedidos: 925 506 801 - 650 523 062

PENSTEMON CAMPANULATUS

Nombre común: Pentstemon – Campanitas

Su larga floración hace de esta especie unas excelentes plantas para arriates, fronteras, agrupaciones informales o división de sendas de paso.

Por descontado ofrecen también un sobresaliente rendimiento cuando se cultivan en contenedores.

Un buen número de las Pentstemon que encontramos a la venta son producto de diferentes híbridos, con ello se ha conseguido floraciones de delicada coloración.

La mayoría de las especies del grupo están formadas por pequeñas plantas herbáceas de condición perenne, que no superan los 60 cm de altura.

Pertenecen a la familia de las Scrophulariaceae, cuyos géneros están distribuidos en zonas templadas y regiones montañosas tropicales.



Son plantas fáciles de cultivar y serán felices en un suelo moderadamente húmedo, ligero y una situación soleada o de sombra parcial.

Las matas forman montículos de aspecto armonioso, constituidas por tallos delgados recubiertos de una corta vellosidad, erguidos y tiernos, que se cubren de hojas estrechamente alargadas, de color verde intenso y los bordes dentados.

Las primeras flores aparecen a partir del final de la primavera y prosiguen hasta el otoño, con frecuencia aparecen durante todo el año en jardines emplazados en regiones de temperaturas cálidas.

Las flores en su origen tiene forma alargada y globosa, luego al abrirse ofrecen una apariencia atrompetada con cinco pétalos fusionados.

Los colores de las flores dependerá según la variedad, se pueden localizar en un buen número y pasan del rojo intenso al rosa, púrpura, malva, lila o blanco puro.

La garganta de la flor por lo general es blanca y presenta unos trazos bien marcados de intensa tonalidad.

Las flores están densamente agrupadas en largas panículas que se arquean en el remate del tallo.

Patricia López Diseño Floral - Floristería en Añover de Tajo
Ir recortando los tallos floridos una vez que las flores se marchiten anima a la planta a que alargue la temporada de floración.

Si se le proporciona un suelo moderadamente fértil nos gratificará con llamativas matas pletóricas de flores, aunque puede prosperar en suelos pobres y en condiciones algo secas dando también un notable cuantía de flores.

Al final de la estación invernal las matas se deben podar y dejarlas limpias de todo el material deteriorado del invierno y las malas hierbas que pueda haber a su alrededor.

Es bueno que cada tres o cuatro años se renueven las plantas por retoños nuevos, dado que las plantas viejas tienen una imagen pobre y su producción de flores es muy limitada.

La división es el mejor método de propagación, puede hacerse al final del verano o al inicio de la temporada.

También se puede emplear esquejes de madera blanda que se toman en cualquier momento de la temporada y enraízan con facilidad, o bien mediante semillas en primavera.

Vía: plantayflor.blogspot.com.es :-: Autor: Carmen Pereira

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: