Floristería en Añover de Tajo (Toledo) - Calle Fernando VI, 17 flores.patry@gmail.com Información y pedidos: 925 506 801 - 650 523 062

ALOCASIA

El género de las Alocasias cuenta con especies procedentes del extremo oriente, principalmente de zonas húmedas de países como la India, Malasia, Formosa o Filipinas.

Forman parte de la familia de las Araceae, bien conocida por acoger plantas de extraordinaria belleza y de gran valor ornamental, por ello son muy empleadas en interior.

Todas las especies y un gran número de híbridos que pertenecen a este género, son de hojas perenne. Algunas parecen casi arborescentes gracias a su tronco grueso, espeso y carnoso.

Viven mejor en jardines de climas moderados, principalmente donde cuenten con inviernos suaves, sin riesgos de heladas.

Se acomodan perfectamente a cualquier rincón siempre que gocen de luminosidad y calidez en su entorno.




Suelen tener peciolos largos, erguidos y fuertes, rematados por hojas muy llamativas, bien sea por su tamaño, colorido, o por sus delicados dibujos.

La floración es la representativa de la familia de las Araceae. Presentan un tipo de inflorescencia llamada espádice que está parcialmente encerrado en una espata o bráctea.

Todos los componentes de este grupo demandan entornos húmedos durante todo el año, más elevado en verano para contrarrestar las altas temperaturas y evitar que sus hojas se sequen.

Es en esta estación del año cuando los ejemplares requieren un mayor aporte de agua, tanto en el sustrato como en el entorno.

Cuando se encuentran en contenedores hay que prestarles una mayor atención, debido a la reducida cantidad de sustrato que disfrutan las raíces.

Los ejemplares en tiestos conviene trasplantarlos cada año a un contenedor mayor, una vez su tamaño impida su manejo es preferible pasarlos al jardín, en una localización abrigada y de sombra luminosa.

Patricia López Diseño Floral - Floristería en Añover de Tajo En el periodo frío del año muestran una fase de semi-descanso y la producción de hojas se paraliza o frena de manera palpable.

Esto significa que los riegos se han de moderar y prescindir totalmente del abonado habitual. Durante el ciclo de fuerte actividad, es necesario suministrarles periódicamente un abono de buena calidad.

El polvo sobre las hojas empobrece la imagen de lozanía de estas plantas, una limpieza regular con una esponja o paño humedecido en agua jabonosa las mantendrá frondosas.

Muchas de estas plantas pueden llegar a perder toda la parte aérea si las temperaturas son muy bajas durante un periodo prolongado.

Se propagan en primavera cuando las temperaturas son estables, mediante la división del rizoma subterráneo. Hay que asegurarse de que cada trozo de rizoma contenga al menos una yema.

Vía: plantayflor.blogspot.com.es :-: Autor: Carmen Pereira

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: