Floristería en Añover de Tajo (Toledo) - Calle Fernando VI, 17 flores.patry@gmail.com Información y pedidos: 925 506 801 - 650 523 062

CRASSULA MARNIERIANA

 

Nombre botánico: Crassula marnieriana
 
Otros nombres: Crassula hottentot
 
Nombre común: Collar de Jade
 
Familia: Pertenece al extenso grupo formado por las Crassulaceae, de 1400 especies y casi todas herbáceas y suculentas.
 
Origen: Sudáfrica
 
Cualidad: Perfecta como planta de interior en una localización muy lumínica. Forma una excelente planta suculenta de tendencia colgante y muy decorativa.
 
Condición: Perenne
 
Descripción: Los largos tallos que conforman la planta están rebosantes de unas curiosas hojas pequeñas, redondeadas y gruesas con una reducida punta en el ápice. Lo que llama la atención de esta bonita planta es que sus hojas parece que estuvieran ensartadas como las cuentas de un collar. De los propios tallos surgen otros que dilatan el tamaño de la mata y que también se pueden utilizar para hacerse con nuevas plantas.


 
Acomodar: Para sacar el máximo partido de su atractivo ten estético es mejor colocarla en macetas o contenedores colgantes.
 
Periodo de floración: Hacia el final del verano, aunque en ocasiones puede ocurrir en otros periodos.
 
Flor: Produce en el extremo de los tallos una gran cantidad de manojos de diminutas flores en forma de estrella, de color blanco rosáceo.
 
Situación: Necesita de un emplazamiento con una buena cantidad de luz, incluso algo soleado.
 
Apunte: Las plantas que se mantengan con una dosis justa de sol en cuanto a intensidad y tiempo, conservarán el follaje con una bella tonalidad  verde y sus bordes ligeramente rojizos.

 

 

Singularidad: Tolera bien periodos de sequía, dado que sus gruesas hojas poseen líquido acumulado para resistir en esos casos.
 
Riego: Moderado pero regular, no hay que permitir que el sustrato permanezca con demasiada agua largos periodos o la planta morirá de pudrición.
 
Cuidados especiales: Es de cultivo sencillo, la única cautela que se debe tener es la que corresponde con el abuso de riegos.
 
Plagas: Goza de buena resistencia ante el ataque de plagas importantes.
 
Abono: De manera comedida usar un fertilizante líquido para plantas suculentas. Incorporar al agua de riego unas cuantas gotas cada tres semanas durante los meses de primavera y verano, nada el resto.
 
Curiosidades: La exposición permanente de la planta al sol hace que las suculentas hojas se tornen rojizas lo que le da un aspecto muy interesante.
 
Trasplante: Puesto que esta planta tiene un crecimiento muy pausado, puede permanecer en el mismo contenedor durante varios años sin problemas.
 
Reproducción: Se multiplica con suma facilidad, mediante pequeños fragmentos de tallo que se pueden tomar en todos los periodos del año con buena climatología. Tras obtener los esquejes se deben dejar durante unos cuantos días que cicatricen los cortes y luego plantarlos en  un sustrato arenoso muy poco humedecido.
 
Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: