Floristería en Añover de Tajo (Toledo) - Calle Fernando VI, 17 flores.patry@gmail.com Información y pedidos: 925 506 801 - 650 523 062

VIBURNUM TINUS

Este es un arbusto de follaje denso y muy ramificado, de forma redondeada, con una copa algo irregular. Se trata de un arbusto muy popular en los jardines por su espectacular floración, fácil cuidados y resistencia.

Tiene un comportamiento perenne y no acostumbra a sobrepasar los 2 metros de altura.

Es un miembro de la familia Caprifoliaceae y es imponente la cantidad de nombres con el que se conoce de manera frecuente a esta planta como por ejemplo: Laurestino, Laurel salvaje, Tino, Barbadija, Laurentino, Durillo, Laurel de Orlando, Duraznillo, etc…

Sus hojas son relativamente grandes y anchas, opuestas, con peciolo corto y forma lanceolada, margen entero y color verde oscuro por el haz, siendo más claras por el envés.

Las flores son realmente pequeñas y se encuentran ampliamente agrupadas en inflorescencias con forma de umbella que miden unos 10 centímetros de diámetro, son de color blanco ligeramente rosáceas.

La floración se ocasiona durante todo el invierno y primavera. 

Produce un pequeño fruto a principio de invierno de forma aovada, de color azul negruzco brillante; en ocasiones estos frutos pueden permanecer al mismo tiempo con las primeras flores de la temporada siguiente.

Es importante tener en cuenta que estos frutos si se ingieren son tóxicos, por lo que se debe guardar un cierto cuidado con ellos si se encuentran niños cerca.

Al Durillo es conveniente alejar y proteger de los vientos fuertes y fríos ya que es sensible a los fríos extremos, pero pasará perfectamente el invierno en el exterior si las temperaturas no son demasiado severas.

Ocasionalmente puede sufrir el secado de sus ramas por el efecto de las intensas heladas, recuperándose con facilidad al comienzo de la estación primaveral.

Prefiere suelos bien drenados, moderadamente húmedos; admite bien casi todo tipo de suelos. 

Aunque tolera períodos de sequía, si se riega con asiduidad y se fertiliza adecuadamente, su velocidad y esplendor de desarrollo será mucho mejor. 

Al terminar la floración se puede realizar una poda para controlar su crecimiento o para favorecer un desarrollo con una forma atractiva.

Se puede propagar por diferentes métodos como son: semillas, acodo o por estacas.

Sus hojas en infusión se utilizan para rebajar la fiebre, como diurético y elimina el estreñimiento como purgante.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: